VIRGEN BELLA DE TINHALINA. PODER DE LA HERMOSURA


Rubén Cedeño
Libro: Medyugorie.
Médyugorie 17.11.10

Una de las videntes de Médyugorie le preguntó a la Madre María: ¿Por qué eres tan hermosa” Y la Madre le respondió: “Yo Soy Hermosa porque amo». Qué respuesta tan bella, profunda y sabia. El que quiera se hermoso, ame, eso sí, ame indiscriminadamente que al primer somero rasgo de desamor hacia alguien aunque esté sustentado por una razón, comenzarán a salir arrugas y verrugas de fealdad. Esto es una premisa de cómo embellecer, no precisamente con ropas, maquillajes, cirugías, ni biopolímeros.
Cuando comenzaron a hacerse populares las apariciones de la Virgen de Médyugorie, a la par comenzaron a aparecer por todos lados una cara de la Madre María de inusitada belleza. Nadie decía qué advocación de María era, ni donde estaba y por el exacerbado amor a María me inquietaba descubrirlo. Pero la Madre un día me dio la sorpresa estando en Medyugorie, al ver esa foto de María por todas partes, interrogué de dónde era y me dijeron: Es la Virgen de Tinhalina. No me la pensé dos veces, alquile un auto, averigüe dónde quedaba Tinhalina y fui. Me trasladé a contemplar en la humilde iglesia de Tinhalinda, el rostro tallado de María más bello que jamás nadie pudo realizar ni contemplar en todos los dos mil años de historia de la cristiandad. Rostro de María que le ha dado todas las vueltas al mundo católico. Es un rostro de María tan hermoso como si hubiese sido realizado por los propios Ángeles. Para mi fue un deleite como fotógrafo tomarle decenas de fotos, a la Virgen de Tinhalina, en cada una de ellas parecía que estaba viva, algo misterioso, aunque aparentemente fuera del lente de la cámara, parecía una imagen bella, pero común.
PROTECCIÓN DE LA PUREZA
Existen las protecciones espirituales físicas, además de las intangibles, las que comúnmente se usan ante los ataques de la brujería, magia negra, energías malignas, gente destructora, separatistas, manchadores de lo puro, bello y bueno. Y que en contra de ello, a veces se usa una “Cruz de San Benito”, la “Espada del Arcángel Miguel” o un exorcismo. ¿Y qué pasa si se sustituye algo de eso, por la belleza como protección como una estampa, medalla o imagen de una cara tan hermosa como la de la Virgen de Tinhalina?
Existe indudablemente una gran protección contra el mal en todos los crucifijos y cruces, especialmente la de San Benito, también en la “Espada del Arcángel Miguel”. Todas estas son protecciones activas porque son fuerzas que van y actúan enfrentando el mal y disolviéndolo contundentemente. Esto detiene el avance y destruyen el mal en cualquiera de las formas que se presente. Santa Clara de Assisi detuvo el avance de unos invasores a su convento sosteniendo con su mano apuntando hacia ellos el Santísimo Sacramento del Altar.
PROTECCIÓN DE LA BELLEZA
Pero existe otra una protección mas fuerte que todas y que es muy poco conocida y es la “Protección de la Belleza”, como la que emite la Pureza y la Armonía como puede ser la de la indescriptible belleza de una imagen de la Madre María de Tinhalina.
La Belleza Inmaculada de la cara de una imagen como la de la Virgen de Tinhalina, por su puro resplandor sin agredir el mal, lo aleja de tal forma que le hace imposible penetrar y dañar. Eso si, la Pureza de la Madre de Tihalina tiene que ser respaldada por el Amor de quien la lleva. Sin ese amor es imposible que actúe.
El Amor, Belleza y Pureza de Dios hacen retroceder y disolver el mal.

Foto de la Virgen de Tinhalina, original de Rubén Cedeño. 

Artículos recomendados